La tecnología y la resistencia al cambio en los despachos

Escuchando y observando el mercado podemos identificar ciertas tendencias o palabras que generan “modas” en el sector legal. Así, en menos de un año hemos pasado de hablar de Big data hasta la irrupción de la ya protagonista Inteligencia Artificial (el Machine Learning y el Deep learning), el Blockchain, los Smartcontracts…

La realidad es, que a día de hoy la interacción con la tecnología ha cambiado. Ya nos somos nosotros los que intentamos hablar el lenguaje de las máquinas, sino que son ellas las que traten de hablar nuestro lenguaje. Pero a su vez, saber donde estamos realmente es fundamental para comprender lo que es “hype” o ficción y realidad.

Para saber dónde estamos realmente la herramienta del Ciclo de Gartner (de la que recientemente escuchaba a Paloma Llaneza hablar) para tecnologías disruptivas es muy útil. Se trata de una representación gráfica que nos da una perspectiva transversal en la que se plantean diferentes fases de las tecnologías disruptivas y que nos ayuda a identificar si estamos antes una “sobre-expectación” o ante una tecnología viable.

Este Ciclo diferencia las siguientes fases:

1.Lanzamiento (Technology Trigger): Es la fase donde se genera más ruido en medios, en la que los gurús evangelizan sobre las bondades de lo que vendrá… Muchas veces la tecnología de la que se habla todavía está en fase de desarrollo aunque se le intuye un gran potencial. En este momento en muchas ocasiones no existen todavía productos que apliquen dicha tecnología y la viabilidad comercial no está comprobada.

2. Pico de expectativas sobredimensionadas (Peak of Inflated Expectations): todo ese ruido generado de forma temprana tiene sus frutos en algunos casos de éxito, pero también en bastantes fracasos. Estos últimos, son generados precisamente por no dimensionar previamente las necesidades y objetivos a cubrir por medio del proyecto tecnológico y su adopción responde únicamente a una forma de subirse al carro. Esto, produce la aparición de detractores, el miedo al cambio y que muchos esperen a ver su evolución para plantearse adoptar la tecnología o no.

3. Abismo de desilusión (Trough of Disillusionment): disminuye el interés por la tecnología como fruto de la etapa anterior si las empresas que la ofrecen no consiguen satisfacer a estos primeros e innovadores clientes o “early adopters”.

4.Rampa de consolidación (Slope of Enlightenment): Esta fase se produce en la medida en la que se empiezan a ver ejemplos reales de cómo la tecnología puede beneficiar a los que la utilizan. Es ahora, cuando empiezan a su vez a generarse nuevos desarrollos y lanzamientos de productos de segunda y tercera generación. Aún así, los clientes más tradicionales son más conservadores en su compra.

5. Meseta de productividad (Plateau of Productivity): La tecnología se empieza a adoptar de forma generalizada aplicando criterios más claros sobre la viabilidad y objetivos del uso viendo su utilidad en el mercado.

Existen a día de hoy tres “megatendencias” en el Ciclo de Gartner:

  • La Consolidación de la Inteligencia Artificial (desde la actualidad hasta e 2025) por medio del desarrollo para su uso en la mejora toma de decisiones, reinvención de modelos de negocios y ecosistemas, y rehaciendo la experiencia del cliente.

Según un reciente estudio de Gartner el 59% de las organizaciones aún están recopilando información para construir sus estrategias de IA, mientras que el resto ya ha avanzado en la experimentación o la adopción de soluciones

  • Aplicaciones y análisis inteligentes con el uso de la IA agregando así valor al software (incluidos los ERPS) por medio de análisis avanzados, procesos inteligentes y experiencias de usuario avanzadas. Tendrá una especial repercursión en el denominado HR Analytics siendo capaz de transformar la forma de trabajar y la estructuras y el uso de asistentes virtuales o bots…
  • Cosas inteligentes basadas en el aprendizaje automático de las personas y el entorno. Su evolución llevará a modelos basados en aprendizajes colaborativos.

Así lo desarrolla la consultora en el siguiente cuadro:

Tal y como hemos visto, analizar las necesidades que tenemos en la firma es la clave para determinar qué procesos son susceptibles de automatizar y en que áreas aplicar la tecnología.  Su uso y correcta implementación tendrán un impacto profundo en la forma en la que trabajamos, en la que gestionamos a las personas, los clientes, los socios… Consiguiendo así conectar con nuevos ecosistemas y siendo más competitivos en el mercado.

La transformación digital y las tecnologías asociadas son un fenómeno imparable que facilita mayores niveles de rendimiento y da la posibilidad de obtener una ventaja competitiva por la posibilidad de contar con nuevos recursos que impacten sobre el servicio prestado al cliente, bien sea sobre el coste, la calidad u otras muchas variables sobre las que tiene aplicación.

El principal motivo de fracaso de estos procesos de gestión del cambio es limitarse a cambiar manuales, protocolos y procesos y no entender el cambio como un proyecto de personas que debemos realizar de una forma ordenada. Por ello una, vez tomada la decisión de adoptar una nueva tecnología hay que trabajar con la cultura y las personas para mitigar la incertidumbre generada que puede provocar que se vea más como una amenaza que como una oportunidad y haga que el proyecto fracase.

Podemos diferenciar respecto a esta resistencia al cambio a grandes rasgos dos fuentes fundamentalmente:

  • Individual: por falta de información, dificultad para modificar hábitos o flujos de trabajo tradicionales, miedo a lo desconocido e inseguridad entre otros.
  • Organizacional: provocada por la posible amenaza a la asignación establecida de recursos, a la experiencia de las personas más conservadoras, al enfoque limitado respecto al cambio, la inercia de los equipos y de la estructura general, la amenaza a las relaciones de poder establecidas…

En definitiva, la clave para una implementación de éxito está en entender que se debe tratar de un proyecto global para la firma en la que se ven afectados tanto los procesos como las personas que los ejecutan.

ARTÍCULO PUBLICADO ORIGINALMENTE EN LEGAL TODAY

 

 

Recent Posts

Leave a Comment